¿Por qué la norma europea ISO 5801 no es el método más adecuado para medir el caudal de un ventilador contra incendios?

NEO technologia

La eficiencia de un ventilador de ventilación de presión positiva (PPV) se basa en su rendimiento a una distancia dada frente a una abertura.
Esta eficiencia está vinculada a las siguientes características:

  • la velocidad nominal del ventilador: esta es la cantidad de aire que pasa a través de la hélice
  • la velocidad del aire dentro del chorro: cuanto mayor sea la velocidad, mayor será el efecto de arrastre de aire. El aire arrastrado se agregará al caudal nominal del ventilador para crear el flujo global generado por él.
  • la forma del chorro: este último criterio es muy importante, porque un chorro muy acampanado (abierto) ante el estrechamiento de una abertura perderá gran parte de su efectividad. Un chorro abalizado (tecnología NEO) optimizará el rendimiento. 

Un caudal de acuerdo con la Norma ISO 5801 (estándar presentado por algunos fabricantes para sus ventiladores PPV) se limita al caudal que pasa a través de la hélice. No tiene en cuenta las velocidades del aire ni la forma del chorro. Por lo tanto, el flujo según ISO 5801, no permite estimar el rendimiento efectivo de un ventilador contra incendios durante un siniestro.
Sería como juzgar la efectividad de una lanza únicamente en función de su caudal, sin tener en cuenta ni el alcance ni la calidad del chorro.

Además, el dominio de aplicación de la Norma ISO 5801 es el siguiente: "métodos para determinar el rendimiento de ventiladores de todo tipo, excepto aquellos destinados a la circulación de aire, por ejemplo, ventiladores de techo o mesa."

Está claro que un ventilador PPV corresponde a un ventilador diseñado para la circulación de aire y no a un ventilador industrial instalado en una red de tuberías.
Por lo tanto, esta norma ISO 5801 NO debe tomarse como referencia en el campo de la ventilación a presión positiva (PPV).
 

Puede que le interesen